16/11/13

El paso del tiempo



No puedo ni quiero evitar ser una romántica. Pero quizás me haya equivocado de época. En los tiempos que corren, es más fácil fingir que sentir, aparentar que ser. Quizás deba rendirme. Dudo. Optaré por quedarme en el rincón favorito de mi mente, donde todo momento está ocupado por pensamientos profundos y sonrisas vacías, y me dejaré llevar por el asfixiante caminar del paso de los días. Y todo se volverá más tenue, incluso los sentimientos.